¿Sabrías responderme si te pregunto qué quieres?

Posted 21 Noviembre By XiomaraIn Amor y relaciones, Cuerpo, Relación con una misma, Trabajo0 comments

¿Qué quieres en tu vida? ¿En tu relación de pareja, en tu trabajo, en tu cuerpo?

¿Te planteas estas preguntas? Aunque no encontremos las respuestas, es interesante reflexionar sobre qué queremos. Solamente pensar en ello nos hace estar un poco más cerca.

xiomara-header

¡Tengo algo para ti!

CONSIGUE LA CONTRASEÑA PARA ACCEDER A MIS TEXTOS Y RECURSOS PRIVADOSCero consejos, solo experiencias de las que podrás extraer tus propias reflexiones.

 

¿Sabrías responderme si te pregunto qué quieres?

Está la frase de “no sé ni lo que quiero ni lo que NO quiero”. Está también la frase de “sé lo que NO quiero” en la que, por lo general está implícito el “no sé lo que quiero”.

Con “sé lo que NO quiero” no me refiero a que estés en una situación que no te gusta y sabes que preferirías que fuese de otra manera pero tampoco mueves un dedo porque para cambiar esta situación. Por que, por “H” o por “B”, estás en tu zona de confort y no tienes tiempo ni ganas para intentar cambiar nada. Prefieres que los días pasen y pasen mientras que sientes que no avanzas. Véase por ejemplo:  en mi trabajo no estoy mal del todo, me pagan bien, tengo buen horario y me da para darme un caprichito de vez en cuando; o, por ejemplo, mi pareja es muy maja y me trata muy bien aunque me falta esa chispita pero voy a seguir con ella por ahora porque, total, ahora no tengo nada mejor que hacer

¿Me vas captando?

 

Con “sé lo que NO quiero” me refiero a que sabes que hay ciertos aros por los que no vas a pasar. Y no vas a pasar o, por lo menos, vas a intentar por todos los medios posibles no pasar.

El “problema” está en que muchas veces nos gustaría que algo fuese de otra manera, que fuese diferente, pero no sabemos cómo de diferente. ¿Hacia dónde vamos a dar el paso? Es entonces cuando nos quedamos ahí, inmóviles, porque no sabemos de otra forma, ¿qué es lo que haríamos? ¿hacia dónde iríamos? Tenemos miedo a lo desconocido. Esto no es nuevo, se escucha constantemente por ahí.

Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer.

Sí, tenemos miedo así que no hacemos nada. En el mejor de los casos, lo que pasará es que pasará cerca otro tren y nos montaremos por probar. Como por inercia. Como quien está en un terreno lleno de vías en el que da igual qué tren coger y a dónde nos lleve este tren porque, total, si tampoco sabemos a dónde queremos ir, qué mas nos da.

 

Sé que estáis pensando que el camino es muy importante, incluso algunas veces más que la meta.

¿Por qué no ir saltando entonces de tren en tren si todo son experiencias enriquecedoras?

Pues, y esta es mi más sincera opinión, porque aunque nos lo hayan repetido hasta la saciedad, todos los caminos no llevan a Roma. Lo siento pero creo de verdad que no todos llevan a Roma. Creo que hay gente que llega al final de sus días sin haber vivido la vida que les hubiera gustado vivir. Bien por que no sabía cuál era esa vida que quería vivir o por miedo a probar algo diferente, por miedo a salir de lo establecido.

Puedes elegir un destino, decidir qué quieres, que te gustaría, que te apasiona y dirigirte a él.

Tranquila, te garantizo que aún así, nadie sabe cómo llegar y vas a tener que coger muchos trenes de todas formas, y vivir experiencias, y podrás también dejarte llevar, y coger trenes que te alejen para poder pillar otro que vaya más rápido.

Vas a coger trenes más rápidos, trenes más lentos, trenes más cómodos y algunos que no serán tan cómodos. Exactamente igual que si no sabes a dónde vas. La diferencia es que si sabes hacia dónde te diriges y lo que vas a encontrar al final (o lo que crees o esperas encontrar) los trenes lentos e incómodos no serán ni tan lentos ni tan incómodos.

Porque la vida no es un viaje en una sola dirección son millones de viajes en infinitos sentidos. Así que, bueno, si no te gusta cómo es tu vida, lo que estás haciendo e incluso si no te gusta como eres tú, antes de seguir navegando sin rumbo, a la deriva, esperando que la siguiente ola no te destroce el barco, coge el timón y pon rumbo a tu puerto. ¿Fácil? no, para nada.

¿Cuál es tu puerto?

Sería ideal tener la respuesta y poder decir “sé lo que quiero” en algunos aspectos de nuestra vida. Puede que no lo sepas. De hecho, lo más probable es que no tengas ni idea. Yo realmente no tengo ni pajolera idea. Pero aunque no sepamos con exactitud qué es lo que queremos, sí que estaría bien que supiéramos lo que no queremos cuando lo tenemos delante de nuestras narices.

Si somos capaces de identificar lo que no queremos tendremos la mitad del camino pero una mitad que será un limbo si no damos el paso entero. Lo importante es atrevernos a salir de nuestra zona de confort, esa que nos hace tener ansiedad y sufrir por saber que no estamos donde queremos estar. Si no hacemos ese pequeño o gran esfuerzo no habremos avanzado en nada más que en gastar un poco más de nuestro valioso tiempo en estar en un lugar en el que no queremos estar. Y, recuerda que…

El tiempo es lo único en este mundo que te pertenece y por suerte o por desgracia es limitado. Clic para tuitear

 

Firma Xiomara YO A LO TUYO

Si te gusta lo que lees haz que llegue a más gente

No Comments (0)

Leave a Comment

Más textos para reflexionar.

Scroll Up
 Previous  All works Next