Cómo SÍ deberías hacer tu lista de propósitos para el 2017

Posted 13 diciembre By XiomaraIn Otros que no sé dónde meter0 comments
xiomara-header

¡Tengo algo para ti!

CONSIGUE LA CONTRASEÑA PARA ACCEDER A MIS TEXTOS Y RECURSOS PRIVADOSCero consejos, solo experiencias de las que podrás extraer tus propias reflexiones.

 

Jolín, ya estamos en el 2017 como quien dice. Recuerdo cuando hablaba en el instituto con una de mis mejores amigas y decíamos como si quedara mucho: “en 2010 ya estaremos en la Universidad”.

 

Cuando hablo del paso del tiempo no puedo evitar ponerme un poquitín melancólica, lo siento.

 

Pero bueno, con la reflexión del post de hoy intento, ya que no puedo parar el tiempo, hacer que cuanto más pase el tiempo más sienta que no ha sido perdido y que me acerco a la vida que me gustaría tener y a la persona que quiero ser.

 

No quiero, bajo ningún concepto, mirar atrás y sentir que solo ha sido otro año más que ha pasado por encima de mí y me ha dejado indiferente y en el mismo lugar.

 

Como esta es época de listas de propósitos y ese tipo de cosas pues me he decidido a escribir sobre esto, las listas de propósitos. Ya sé que podemos hacer listas de propósitos en mitad de agosto o en mayo. ¿Por qué no? Pero parece que en esta época en la que simbólicamente acaba una etapa/año y empieza otra, tenemos un chute de fuerza, adrenalina y emoción para intentar ser mejores. Un empujón (que no sé de dónde sale) que nos hace intentar ser mejores y reconducir nuestra vida cambiando cosas que no nos gustan o que nos gustaría mejorar. Pues bien, aprovechando este chute de motivación, me propongo escribir mi lista de propósitos para el 2017.

 

Siempre me ha gustado organizar, hacer listas, soñar despierta. Organizar horarios, hacer listas, hacer listas, hacer listas

  • Hacer listas
  • Hacer listas
  • Hacer listas
  • Es una bromita que hablada queda más graciosa, lo siento, ya paro ;P

 

No vengo a decirte que las listas son malas, que no funcionan, que no valen para nada. Porque no son las lisas, no son los propósitos los que no funcionan, lo que falla es la forma en la que los planteamos. La fórmula.

 

No soy yo quién para decirte cómo deberías organizarte pero piénsalo bien. Piensa en la lista de propósitos que hiciste a finales del 2015 o finales del 2016 (si es que hiciste una, que seguro que sí. Todo el mundo hace una. Aunque sea mentalmente). Piensa en esa lista, esa lista de propósitos que escribiste con toda tu ilusión y motivación  y piensa en cuántas de las cosas de la lista has tachado. Piensa en cuántas de las cosas de tu lisa has conseguido.

 

Si me dices que has tachado un 50% de las cosas de esta lista de propósitos de hiciste hace un año, puedes darte por satisfecha. Enhorabuena. Sigue con tu método. Sin embargo, no sé por qué pero algo me dice que esto no es así.

 

Algo me dice…

  • Que no has perdido equis kilos
  • Que no has gastado menos y que, por supuesto no has conseguido ahorrar “algo”
  • O que alguien me explique qué tipo de propósito es “ser mejor persona”

 

No sé tú pero yo tengo que confesarte que he fracasado en mi intento. Por eso, este año he decidido hacer las cosas de una manera diferente. Planearme un cambio de fórmula. Unos de mis mayores problemas. Algo que me produce un gran malestar tanto físico como psicológico es mi relación con el cuerpo.

 

La gente que me conoce sabe que como “sin conocimiento”. Puedo comerme tres platos de algo que me gusta y repetir tarta de chocolate y mientras que espero el segundo plato liarme con el pan y el queso si está encima de la mesa. Un desastre vaya.

Mi objetivo es sentirme más sana y esto intento conseguirlo diciéndome que voy a ir al gimnasio. Pero lejos de mi autoengaño está la realidad y es que, además de sentirme mal físicamente por el atracón que acabo de darme, mentalmente no me siento con fuerza ni motivación ninguna para hacer cualquier tipo de ejercicio. Por lo tanto, el problema no se resuelve escribiendo en una lista algo como “hacer más ejercicio”.

 

Otra de las cosas que me gustaría cambiar es mi relación con mi familia porque, aunque somos una familia unida, somos una familia unida más en mente que en cuerpo. Veo poco a mis padres, la verdad. Mi padre vive en Málaga y mi madre vive en Córdoba, y yo viviendo en Madrid, casi no les veo (exceptuando fechas especiales como verano, Navidad o Semana Santa).

Pues bien, esto no me gusta así que lo que voy a hacer es cambiar en mi lista “pasar más tiempo con mi familia” por “reunirme cada dos meses (un mes con mi madre y otro con mi padre) con mis padres”.

También voy a cambiar de mi lista “gastar menos e intentar ahorrar algo” por algo tangible como es “En lugar de desayunar fuera 6 veces a la semana, voy a hacerlo solamente dos veces, lunes y viernes por lo general”. Tengo más cosas en la parte dedicada a la economía pero solamente con esta ACCIÓN ya ahorraría lo suficiente para poder visitar a mis padres cada mes.

 

El desayuno en el bar de al lado del trabajo me sale por 2,55€, por cuatro días que me ahorro ya tengo 10,20€. Por cuatro semanas que tiene un mes, tengo un total de 40,80€. Acabo de mirarlo y ir y volver a Córdoba o a Málaga en BlaBlaCar sale por unos 40-50€, en ningún caso pasa de los 60€. Por lo tanto, por 20€ (un tercio de lo que me gastaría cualquier finde en Madrid) puedo visitar a mis padres y además de pasar tiempo con mi familia, vuelvo a casa descansada y reconfortada.

 

Para acabar este post sobre mi lista de propósitos para este año, voy a hacer algo más de una forma diferente. Esto es algo que he leido por ahí y no sé si servirá de algo pero yo lo voy a hacer porque me parece guay.

 

Voy a pasar mi lista a limpio, voy a hacer una copia por si tengo que revisarla en algún momento y voy a enviarla por correo postal (con su sello y todo) a mi Rey Mago preferido. El año que viene os contaré si se he cumplido mis propósitos y estoy más cerca de llevar la vida que quiero.

Sinceramente, creo que el tema de mandar la carta a un Rey Mago, no es más que un gesto romántico que puede darnos un empujón emocional. Pero con respecto a cómo planteamos lo que nos proponemos sí que creo que hay una gran diferencia.

 

En esta nueva fórmula tú te conviertes en un sujeto activo. Tu lista deja de ser una lista de deseos para convertirse en una lista de acciones que depende de nosotras. Pequeñas acciones que nosotras podemos llevar a cabo para estar un poquito más cerca de nuestros objetivos.

 

Yo os animo a hacer esta tarea manual, que además nos relajará y será entretenido, antes del día 5 de enero. Todavía tenemos mucho tiempo para ver qué queremos y qué acciones pequeñitas nos ayudan realmente a conseguirlo.

Me despido aquí con mi penúltimo post del año.

¡Un abrazo!Firma Xiomara YO A LO TUYO

Si te gusta lo que lees haz que llegue a más gente

No Comments (0)

Leave a Comment

Más textos para reflexionar.

Scroll Up
 Previous  All works Next